https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/11/Esclerosis_multiple_vacuna_covid_reaccion.jpg
SHARE
24 noviembre, 2021 in-pacient.es via MS Society

Hay pocos datos sobre las reacciones a las vacunas contra el COVID-19 en personas con esclerosis múltiple (EM) y cómo las mismas pueden variar en función  del tratamiento seguido para la enfermedad. Un grupo de autores ha estudiado la seguridad de las vacunas en personas con esclerosis múltiple en el mundo real, en particular en el contexto de los tratamientos modificadores de la enfermedad. Esta investigación también pretende proporcionar información para mitigar las preocupaciones específicas en las personas con esclerosis múltiple que dudan de las vacunas.

La seguridad y la eficacia de las vacunas de la COVID-19 son de especial interés para las personas con Esclerosis Múltiple. Por este motivo, la Sociedad de Esclerosis Múltiple Norteamericana impulsó este trabajo con el fin de conocer la experiencia personal con las vacunas de las personas con EM.

Entre marzo y junio de 2021, los participantes en la red de apoyo iConquerMS, respondieron a una encuesta sobre las reacciones a las vacunas COVID-19, el uso de terapias modificadoras de la enfermedad y otros factores. La mayoría recibió la vacuna de Pfizer-BioNTech o la de Moderna.

Entre las 719 personas con EM que participaron, el 64% experimentó una reacción tras la primera dosis de la vacuna, y el 17% tuvo una reacción más severa. Las reacciones más comunes fueron el dolor en el lugar de la inyección, la fatiga, el dolor de cabeza y el malestar (una sensación general de incomodidad), que son similares a las observadas en la población general. Las personas más jóvenes, las mujeres y las que habían tenido una infección previa por COVID eran más propensas a tener reacciones.

Entre los 442 participantes que declararon haber recibido la segunda dosis de la vacuna, el 74% dijo haber experimentado una reacción similar a las observadas después de la primera dosis, y el 22% informó de que consideraba que la reacción era grave. Las personas más jóvenes y que habían recibido la vacuna de Moderna eran más propensas a tener una reacción a la segunda dosis.

Las personas tratadas con bloqueadores de la alfa-4-integrina (como Tysabri) y moduladores del receptor de la esfingosina-1-fosfato (como Gilenya o Mayzent) fueron menos propensas a tener una reacción grave tras la primera dosis. Los que tomaban un modulador del receptor de la esfingosina-1-fosfato o un fumarato (como Tecfidera o Vumerity) eran menos propensos a tener una reacción después de la segunda inyección.

Los autores concluyen que los resultados ofrecen «un panorama tranquilizador» para las personas con EM rn lo que se refiere a las posibles reacciones adversas a las vacunas, y esperan que la información de respuestas a quienes siguen dudando en vacunarse.

Briggs FBS, Mateen FJ, Schmidt H, Currie KM, Siefers HM, Crouthamel S, Bebo BF, Fiol J, Racke MK, O’Connor KC, Kolaczkowski LG, Klein P, Loud S, McBurney RN. COVID-19 Vaccination Reactogenicity in Persons With Multiple Sclerosis. Neurol Neuroimmunol Neuroinflamm. 2021 Nov 9;9(1):e1104. doi: 10.1212/NXI.0000000000001104. PMID: 34753828; PMCID: PMC8579248.

Otras lecturas que pueden ser de tu interés

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta