https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/07/EII_Crohn_Colitis_Ulcerosa_Emociones_depresion_ansiedad_animo-e1595332498743-750x420.jpg
SHARE
22 julio, 2020 in-pacient.es

Se han publicado los resultados de lo que consideramos el primer estudio que muestra la relación entre alteraciones del estado de ánimo cuando se inicia el tratamiento biológico de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII) y la probabilidad de interrumpir posteriormente este tratamiento.

Sabemos que los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo son comunes entre pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (Crohn o Colitis Ulcerosa) y que éstos pueden aumentar la necesidad de acudir al médico y reducir la calidad de vida en relación a la salud de estos pacientes. Por otro lado, sabemos que los anti-TNF son altamente eficaces en el tratamiento de la EII entre moderada a severa. Sin embargo, en muchos pacientes de EII el tratamiento con anti-TNF  no tendrá éxito o se perderá la respuesta al tratamiento con el paso del tiempo. Hasta un 40% de los pacientes que usan anti-TNF pueden suspender este tratamiento dentro del primer año después de su inicio.

Por todo esto, es esencial identificar y modificar aquellos factores sobre los que podamos actuar para conseguir con éxito efectividad en el primer tratamiento biológico de un paciente.

Los trastornos de ansiedad y del estado de ánimo son factores de riesgo potencialmente modificables que pueden afectar tanto a la continuidad del tratamiento como a su eficacia. Los pacientes con EII, que además presentan un trastorno del estado de ánimo, pueden desarrollar una enfermedad más severa y tener más probabilidades de manifestar otros síntomas diferentes a los gastrointestinales, como por ejemplo la fatiga. Además, este grupo de pacientes acuden más veces al médico, se someten a mayor número de pruebas  y son hospitalizados con mayor frecuencia.

Se han publicado los resultados de un estudio en el que participaron 1.135 pacientes con EII que iniciaron tratamento con anti-TNF. Del total de pacientes, un 15% tenían, además, diagnóstico de trastorno del estado de ánimo.

En este estudio, el trastorno del estado del ánimo aumentó de forma significativa el riesgo de interrupción del tratamiento biológico en el primer año después del inicio. No se presentó asociación entre trastornos del ánimo y mayor probabilidad de hospitalización, cirugía, necesidad de corticoides o necesidad de cambiar el tratamiento biológico, que sería lo más probable que ocurriera en el momento que un médico valora  y comprueba que no existe respuesta correcta al tratamiento en curso.

La gravedad del estrés y/o la depresión están altamente relacionadas con la gravedad de los síntomas comunicados por el paciente y son independientes de la presencia y/o gravedad de la inflamación intestinal.

En conclusión, los resultados de este estudio nos muestran una asociación importante entre la presencia de trastornos del estado de ánimo y la interrupción temprana del tratamiento biológico en pacientes con Enfermedad Inflamatoria Intestinal. Sin embargo, no se ha encontrado que el diagnóstico de trastornos del ánimo afecte al número de hospitalizaciones, cirugías o inicio del tratamiento con corticoides.

Esto sugiere que la presencia de una trastorno del ánimo o ansiedad en un paciente con EII tiene un impacto negativo mayor sobre el uso continuado de un tratamiento biológico o anti-TNF que sobre el curso de la enfermedad en sí.

Estos datos destacan la importancia de la detección y control de los trastornos de ánimo antes de comenzar un tratamiento con anti-TNF, especialmente en aquel grupo de pacientes en los que se considera que este tipo de tratamientos es el más adecuado para su enfermedad.

 

 

Dolovich C et al. Anxiety and Depression Leads to Anti-Tumor Necrosis Factor Discontinuation in Inflammatory Bowel Disease [published online ahead of print, 2020 Jul 12]. Clin Gastroenterol Hepatol. 2020;S1542-3565(20)30974-5. doi:10.1016/j.cgh.2020.07.013

 

 

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario