https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/06/incontinencia_esclerosis_multiple.png
SHARE

Los síntomas del tracto urinario inferior son comunes en la esclerosis múltiple (EM) y tienen un gran impacto en la calidad de vida. Un estudio realizado en Italia ha evaluado la prevalencia y las características de los síntomas urológicos en un grupo de personas con EM.
Un síntoma no motor común de la EM son los problemas del tracto urinario. Los síntomas pueden darse hasta en el 96% de los pacientes y aparecen, por término medio, seis años después de los síntomas neurológicos. A pesar de que su prevalencia aumenta con los años de evolución de la EM, en aproximadamente el 10% de los casos, estos síntomas comienzan al inicio de la enfermedad.
Los síntomas de vejiga hiperactiva, caracterizados por la micción frecuente o las ganas repentinas de orinar, son los más frecuentes. Las ganas repentinas de orinar se deben a la hiperactividad de los músculos detrusores, que son músculos lisos que se encuentran en la pared de la vejiga. Otros síntomas, conocidos como disfunciones miccionales, son la vacilación o dificultad para iniciar el flujo de orina, y la micción interrumpida o incompleta. Además, puede producirse una alteración de la coordinación entre la contracción de la vejiga y la relajación de los músculos del esfínter que rodean la uretra.
El estudio,  realizado en pacientes con Esclerosis Múltiple  en seguimiento por un centro especializado de Roma, incluyó a las personas que acudieron al centro a lo largo de  2018. El análisis, que también incluyó estudios urodinámicos realizó una valoración de la prevalencia, las características clínicas y la respuesta a los tratamientos sintomáticos de los trastornos del tracto urinario inferior; la relación entre estos factores y las características clínicas y demográficas.
En el conjunto de 806 pacientes, la prevalencia global de síntomas urológicos resultó ser del 52,9% y la urgencia fue el síntoma más frecuente (59,4%). Los pacientes sintomáticos tenían una mayor discapacidad, una mayor duración de la enfermedad, mayor edad en el momento de la aparición y una mayor edad media en el momento de la evaluación. Los trastornos urinarios eran más frecuentes en los pacientes con enfermedad progresiva y en las mujeres. Alrededor del 41,8% de los pacientes estaban en tratamiento por el trastorno urológico y el 81,5% de ellos informaron de una mejora de los síntomas.
«A diferencia de otros trabajos, que han documentado la misma prevalencia de trastornos urinarios entre ambos sexos, en nuestra serie de casos ha surgido una frecuencia significativamente mayor en las mujeres», se señala en el trabajo. La diferencia podría estar vinculada a un mayor grado de discapacidad entre las pacientes femeninas de este estudio o a una menor notificación de problemas leves por parte de los pacientes masculinos.
Los investigadores señalaron que los trastornos urinarios suelen pasarse por alto en la EM, en comparación con otros síntomas de la enfermedad, y que es necesaria una intervención terapéutica temprana para evitar más problemas y mejorar la calidad de vida
«Estos trastornos pueden afectar gravemente a la calidad de vida y pueden causar complicaciones futuras. Por lo tanto, es esencial tener una caracterización temprana y correcta del tipo de síntomas y una estrategia terapéutica temprana y dirigida», escribieron los investigadores.
Seddone S, Marturano M, Bientinesi R, Lucchini M, Bassi P, Mirabella M, Nociti V. Lower urinary tract disorders in multiple sclerosis patients: prevalence, clinical features, and response to treatments. Neurourol Urodyn. 2021 Jun 3. doi: 10.1002/nau.24687. Epub ahead of print. PMID: 34082481.

Si te ha resultado interesante, también podrían serlo

SHARE
Last updatedby