https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/10/Artritis_Reumatoide_ejercicio_Reto-e1603784013215-750x420.jpg
SHARE
27 octubre, 2020 in-pacient.es

En las últimas décadas ha sido cada vez más popular el promover un estilo de vida saludable, no sólo en la población general, sino también en aquellas personas con enfermedades inflamatorias crónicas como la Artritis Reumatoide.

Se recomienda comer y beber de forma saludable, dejar de fumar y realizar actividad física regular o cumplir con un plan de ejercicios. Por otro lado, los pacientes con Artritis Reumatoide tienen mayor riesgo de desarrollar o sufrir enfermedades cardiovasculares y otro tipo de enfermedades concomitantes y la actividad física reduce el riesgo de aparición de éstas, por lo que la práctica de ejercicio forma parte del tratamiento para estos pacientes. Además, un  gran número de pacientes con Artritis Reumatoide tienen un estilo de vida sedentario y son menos activos.

Las recomendaciones de EULAR (Liga Europea Contra el Reumatismo) sobre la actividad física beneficiosa para la salud requieren de actividad física moderada durante 150 minutos o más a la semana  o bien actividad a un nivel vigoroso durante 75 minutos o más a la semana. Estas recomendaciones tienen como objetivo reducir la carga de la Artritis Reumatoide y contribuir a la calidad de vida de estos pacientes.

Sin embargo, los pacientes con Artritis Reumatoide deberán hacer frente a unos factores que tienen un impacto negativo sobre la posibilidad de cumplir con estas recomendaciones, tales como la actividad de la enfermedad, el dolor, el mal funcionamiento de las articulaciones, el deterioro en la salud mental (trastornos psicológicos como ansiedad o depresión que pueden acompañar a su Artritis Reumatoide), menor autoeficacia o capacidad de hacer las cosas por uno mismo y falta de apoyo social.

Son muchos los estudios que valoran el cumplimiento de  las recomendaciones por parte de los pacientes con Artritis Reumatoide pero pocos los que valoran el mantenimiento de este nivel de actividad física a lo largo del tiempo.

Se han publicado los resultados de un estudio que evalúa el nivel de actividad física comunicada por los pacientes con Artritis Reumatoide  durante 7 años e identifica qué factores influyen en el mantenimiento o en el cambio de su plan de ejercicios durante este período de tiempo.

Según los resultados de este estudio sólo 4 de cada 10 pacientes comunicaron tener un nivel de actividad física que mejora la salud tanto al principio del estudio como al final (a los 7 años) y sólo 1 de cada 10 participantes mejoró el nivel de actividad física a lo largo de este periodo.

Mantener el nivel de actividad física recomendado para mejorar la salud es un reto para los pacientes con Artritis Reumatoide.

Además, este estudio identifica las diferentes características entre los pacientes que se mantuvieron activos en comparación con aquellos que no lo hicieron durante la duración del estudio. Los pacientes con un estilo de vida poco saludable, fumadores, con sobrepeso, con otras enfermedades concomitantes como enfermedades cardiovasculares y pulmonares, un mayor nivel de dolor, la presencia de fatiga y peor funcionalidad al principio del estudio tenían menos probabilidades de realizar la actividad física recomendada 7 años después.

Esto nos indica que no sólo debemos insistir en realizar actividad física siguiendo unas recomendaciones, sino que también se deben detectar otros factores relacionados con el estilo de vida  y diseñar intervenciones para afrontar los niveles de dolor y fatiga de estos pacientes.

Por otro lado, puede ser que en las consultas no se aborde, de forma insistente, el tema de realizar ejercicio siguiendo las recomendaciones para que éste ofrezca beneficios sobre la salud. El ejercicio forma parte del tratamiento de la Artritis Reumatoide y su realización a nivel de las recomendaciones no deben ser sólo parte de la visita con el especialista, sino que también debería ser un tema abordado por todos aquellos profesionales de la salud que se comunican con estos pacientes (médicos de atención primaria, enfermeras, fisioterapeutas, etc.).

En este estudio, los pacientes que estaban activos a un nivel de ejercicio vigoroso tendían a permanecer activos a lo largo del paso de los años. Si se realiza un ejercicio vigoroso en comparación con una actividad física moderada, es más probable que los pacientes con Artritis Reumatoide mantengan niveles saludables de actividad física a lo largo del tiempo. Una edad avanzada se asoció con menor nivel de ejercicio.

El mantenimiento de niveles saludables de actividad física a lo largo del tiempo es un desafío para los pacientes con una enfermedad establecida. El paciente con Artritis Reumatoide no siempre es consciente de los efectos positivos e inofensivos de la actividad física moderada o vigorosa.

En resumen, solo 4 de cada diez pacientes con Artritis Reumatoide establecida mantuvieron niveles recomendados de actividad física durante un período de 7 años.

Un estilo de vida poco saludable y enfermedades asociadas tuvieron un impacto negativo sobre el mantenimiento de la actividad física, por lo que todas aquellas acciones que sean de apoyo para mantener un estilo de vida y para mantenimiento de la actividad física recomendada deben formar parte del tratamiento de la Artritis Reumatoide y reforzarse en los diferentes ambientes o con otros profesionales de la salud que atiendan a estos pacientes.

 

…y tú? ¿Realizas ejercicio a niveles óptimos para mantener tu salud?

 

 

Bremander A et al. BARFOT study group. Physical activity in established rheumatoid arthritis and variables associated with maintenance of physical activity over a seven-year period – a longitudinal observational study. BMC Rheumatol. 2020 Oct 8;4:53. doi: 10.1186/s41927-020-00151-6.

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta