https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/10/EPOC_chicle_goma_mascar_disnea.jpg
SHARE
29 octubre, 2021 in-pacient.es

Masticar chicle mentolado antes del ejercicio puede ser una forma segura, fácil de implementar, de bajo coste y no farmacológica para reducir la disnea y  la percepción de malestar durante el ejercicio en parte de las personas con EPOC, según un estudio recientemente publicado en la revista European Respiratory Journal Open Research.

Las molestias respiratorias derivadas del ejercicio son el síntoma mas frecuente en las personas con EPOC. Recientemente se ha propuesto el mentol como ayuda para disminuir la percepción de disnea durante el ejercicio . El mentol activa ciertos receptores en  las fibras nerviosas sensoriales de la lengua, promoviendo una sensación de frescura y una ilusión cognitiva de flujo de aire en las vías respiratorias. Por ello, los autores plantearon la hipótesis de que masticar un chicle con sabor a mentol antes del ejercicio disminuiría la percepción de disnea durante la marcha en personas con EPOC.

El estudio aleatorizado y multicéntrico incluyó  63 personas con EPOC, con obstrucción bronquial grave y disnea funcional que afectaba significativamente a su desempeño de las actividades de la vida diaria. Los participantes, que realizaron la prueba de marcha de 6 minutos una vez durante la evaluación inicial para familiarizarse,  realizaron dos veces dicha prueba, separadas por 30 minutos de descanso, en dos condiciones diferentes y aleatorias. En una de ellas, los participantes masticaron un chicle con sabor a mentol durante 5 minutos antes de la prueba y en la condición de control, masticaron un chicle con sabor a fresa. La variable principal valorada fue la disnea al final del ejercicio, medida mediante la escala de Borg (0 = ninguna disnea, 10 = disnea máxima). Otras variables secundarias analizadas fueron las molestias en las piernas al final del ejercicio, la saturación periférica de oxígeno, la frecuencia cardiaca, medidas de función respiratoria, y la distancia recorrida tras 6 minutos caminando. Tras completar ambas pruebas, se preguntó a los participantes qué condición habían preferido y si consideraban que el mentol había tenido algún efecto.

Se observó una tendencia a la reducción de la disnea con el mentol, pero los beneficios fueron triviales. Sin embargo, el análisis de los datos individuales mostró que el mentol redujo la disnea en al menos 1 punto en 21 participantes (33%). 40 participantes (63%) informaron de un efecto positivo del mentol en su tolerancia al ejercicio. Sólo dos participantes declararon tener peor disnea en la condición de mentol. No se observaron diferencias entre las condiciones para el resto de variables secundarias.

Según concluyen los autores, los resultados del estudio mostraron un efecto clínicamente trivial del mentol sobre la disnea al final de la prueba en comparación con la condición de control; sin embargo, la reducción de la disnea alcanzó la diferencia mínima clínicamente importante en un tercio de los participantes y dos tercios informaron de un efecto positivo en su tolerancia al ejercicio. De ello se deduce que masticar chicle de mentol antes del ejercicio puede ser una intervención segura, fácil de implementar, de bajo coste y no farmacológica que proporciona una reducción clínicamente importante de la disnea en un tercio de los pacientes y disminuye la percepción de malestar durante el ejercicio en dos tercios de los pacientes. La liberación continua o la administración repetida de mentol podría tener un mayor efecto en la reducción de la disnea durante el ejercicio.

Prieur G, Beaumont M, Delorme M, Combret Y, Medrinal C, Hilfiker R, Bonnevie T, Gravier FE, Smondack P, Lamia B, Reychler G. Short-term effects of menthol on walking dyspnoea in patients with COPD: a randomised, single blinded, cross-over study. ERJ Open Res. 2021 Oct 25;7(4):00450-2021. doi: 10.1183/23120541.00450-2021. PMID: 34708112; PMCID: PMC8542941.

Otros artículos publicados que pueden ser de tu interés

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta