https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2018/01/mujer.jpg
SHARE
30 enero, 2018 in-pacient.es

Las mujeres con Artritis Reumatoide establecida y con niveles de anti-CCP elevados tienen mayor riesgo de presentar huesos frágiles y mayor actividad de la enfermedad, según los resultados de un estudio.

La Artritis Reumatode se asocia con la osteoporosis. Una DMO o Densidad Mineral Ósea baja en pacientes con Artritis Reumatoide aumenta el riesgo de fracturas especialmente en mujeres postmenopáusicas. La pérdida de densidad de los huesos es un predictor independiente de progresión de las lesiones articulares a nivel radiográfico, incluídas las erosiones óseas.

El análisis y determinación de anti-CCP es ya, a día de hoy, una prueba estandarizada para el diagnósticos de la Artritis Reumatoide. En estudios anteriores se ha sugerido que la presencia de anti-CCP se asocia mayor pérdida de hueso. Es decir, en pacientes con anti-CCP positivo el daño de la estructura ósea puede iniciarse incluso antes de la aparición de los síntomas clínicos de la Artritis Reumatoide. De hecho se ha encontrado que niveles elevados de anti-CCP son predictores independientes de la pérdida de DMO en la mano en pacientes con Artritis Reumatoide Temprana.

Según los resultados de un nuevo estudio, las pacientes con Artritis Reumatoide con anti-CCP2 positivo y en particular aquellas con niveles de anti-CCP2 mayores tenían una DMO de la mano más baja. De tal forma que a medida que aumentaban los títulos de anticuerpos anti-CCP2 más disminuía la DMO de la mano.

Por otro lado, según este estudio las pacientes con DMO bajo tenían menos probabilidades de actividad baja de la Artritis Reumatoide, lo que se sugiere una relación entre actividad de la enfermedad y la pérdida de hueso. Y por último, este estudio también ha demostrado que la perdida de densidad ósea en la mano indica un mayor riesgo de enfermedad erosiva, es decir que provoca lesiones en las articulaciones.

Se sabe que  los pacientes con baja Densidad Mineral Ósea pueden tener un mayor riesgo de fracturas vertebrales y no vertebrales.

Los investigadores sugieren que los niveles de anti-CCP2 y la DMO podrían ayudar a identificar a los pacientes con riesgo de progresión articular de la enfermedad y mayor riesgo de franturas. El tratamiento modificador de la Artritis Reumatoide irá dirigido no sólo a atacar la inflamación sino que también se debe considerar mejorar la DMO y prevenir las erosiones en especial en mujeres con esta enfermedad.

Los factores de riesgo para la osteoporosis en personas con Artritis Reumatoide sonSer mujer, la menopausia o posmenopausia, uso frecuente de dosis altas de corticoides, vida sedentaria, hábitos no saludables como el tabaco y el alcohol, niveles bajos de vitamina D y niveles altos de anti-CCP.

 

Comenta a tu médico tus dudas e inquietudes sobre este tema, probablemente él recomiende hacerte de forma regular una densitometría ósea y valorar si requieres algún tipo de ayuda con complementos de calcio y/o vitamina D si necesitaras mejorar la calidad de tus huesos.

 

Ahmad HA et al.  Association of Low Bone Mineral Density with Anti-Citrullinated Protein Antibody Positivity and Disease Activity in Established Rheumatoid Arthritis: Findings from a US Observational Cohort. Adv Ther. 2018 Jan 25. doi: 10.1007/s12325-017-0657-x. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta