https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2018/02/madre-e1621528387917.jpg
SHARE
6 febrero, 2018 in-pacient.es

Cada vez más un mayor número de mujeres están dentro del mercado laboral. Sin embargo, todavía hoy la gran mayoría de las mujeres asumen los cuidados y el trabajo doméstico.

Aunque tanto los hombres como las mujeres participan activamente en el mercado laboral a día de hoy, los dos géneros todavía tienen en general diferentes funciones en el ámbito familiar. Se espera que las mujeres realicen mayor parte del trabajo doméstico y de atención a la familia, mientras que la principal responsabilidad de los hombres es el sostén económico del hogar. Esta división de roles que existe todavía hoy, puede contribuir a desacreditar la priorización que algunas mujeres tienen del trabajo sobre la familia. Por otro lado, en las sociedades occidentales modernas, tener un trabajo remunerado está estrechamente relacionado con una imagen de identidad propia. El trabajo otorga independencia económica a la persona y a sus familias y permite al individuo sentirse  activo y que contribuye a la sociedad.

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica asociada a dolor, fatiga y destrucción de las articulaciones que puede llevar a una disminución de la función articular y la movilidad. A pesar de los avances en el tratamiento, las personas que tienen Artritis Reumatoide ven afectados casi todos los aspectos de la vida cotidiana. Además, las mujeres con esta enfermedad pueden experimentar un peor bienestar emocional porque pueden no desempeñar sus roles sociales como ellas u otros esperan.

Sabemos que la Artritis Reumatoide es más frecuente en mujeres que en hombres. En general, las mujeres tienen síntomas más severos, mayor pérdida de la funcionalidad y mayor nivel de discapacidad relacionada con el trabajo. Además, los trastornos emocionales, la ansiedad y la depresión es más común entre las personas con Artritis Reumatoide que en la población general.

Para la mitad de las mujeres, la actividad de la enfermedad puede reducirse durante el embarazo, pero, desafortunadamente, entre el 50 y el 70% experimenta un empeoramiento de la enfermedad dentro de las 6 semanas posteriores al parto. Cuando las mujeres se convierten en madres se enfrentan a síntomas como la fatiga, el dolor y trastornos psicológicos. Esas mujeres pueden tener dificultades para jugar o dar la atención que ellas quieren a sus hijos. Esto puede hacer que se sientan insatisfechas ya que no pueden cumplir con sus expectativas.

Por otro lado, la vida laboral también se ve afectada por la Artritis Reumatoide. En un estudio previo hasta el 84% de los pacientes tuvieron que cursar baja laboral temporal por la enfermedad,  otro estudio documenta hasta el 30% que tuvo que abandonar el trabajo 2-3 años después del inicio de la enfermedad.

Aunque las mujeres con Artritis Reumatoide tienen síntomas más graves y mayor pérdida funcional que los hombres, éstas continúan trabajando durante más tiempo que los hombres, con una mayor actividad de la enfermedad y mayor discapacidad funcional.

Puede resultar difícil combinar el papel de ser madre con el trabajo remunerado, de igual forma que existen dificultades para combinar la maternidad y vivir con Artritis Reumatoide. Por lo tanto se espera que vivir combinando maternidad, trabajo y Artritis Reumatoide aumente los retos de estas mujeres durante su vida.

Se han publicado los resultados de un estudio cuyo objetivo fue investigar cómo las mujeres con Artritis Reumatoide logran vivir con su enfermedad, la maternidad y su vida laboral.

Según los resultados de este estudio las mujeres con Artritis Reumatoide gestionan la vida con el trabajo, la maternidad  y la enfermedad cumpliendo con los tres roles con diferente grado de compromiso y estableciendo un orden de prioridades, para cumplir con sus propios valores sociales.

Las mujeres que se identifican así mismas como trabajadoras, conceden mayor prioridad al trabajo remunerado. En este caso su esfuerzo en ser “un buen empleado” les hace “pasar”, minimizar o esconder su enfermedad. La enfermedad y la debilidad se consideran estigmas que amenazan potencialmente su posición laboral.

Tanto el trabajo como la maternidad pueden hacer que se culpen a sí mismas cuando no están a la altura de sus expectativas o las de la sociedad. Algunas de ellas reconocen que han de tomar medicación para realizar su vida cotidiana y especialmente su trabajo.

En conclusión, las mujeres ofrecen mayor prioridad a su vida laboral, utilizando mayor parte de su tiempo y energía en el esfuerzo por ser “buena trabajadora”. Las mujeres priorizan la atención a sus hijos restando tiempo a las actividades externas. La enfermedad es vista como un obstáculo para llevar a cabo una vida laboral y en cierta medida para desempeñar la maternidad. Los brotes de la enfermedad  y problemas asociados con los hijos pueden obligar a la mujer con Artritis Reumatoide a disminuir  la prioridad de su vida laboral.

Implicaciones:

  • Los profesionales de la salud deben ayudar a las mujeres con Artritis Reumatoide a desarrollar estrategias para gestionar los retos que experimentan en relación a la maternidad y en su vida laboral.
  • Mantener el empleo remunerado es marcador de identidad por lo que se necesita investigar formas para que una persona con Artritis Reumatoide mantenga o regrese a su puesto de trabajo.
  • Vivir con Artritis Reumatoide y tener trabajo fuera de casa  puede influir en el rol como madre, estas mujeres necesitan de apoyo profesional y social.

 

 

Feddersen H et al.  Juggling identities of rheumatoid arthritis, motherhood and paid work – a grounded theory study. Disabil Rehabil. 2018 Feb 1:1-9. doi: 10.1080/09638288.2018.1433723. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

1 1 Comment

  1. Que buen articulo.y que interesante!!!

Deja una respuesta