https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2015/10/walk01_250.jpg
SHARE
20 septiembre, 2016 in-pacient.es

Nuevos datos apoyan la asociación entre los niveles bajos de vitamina D y manifestaciones clínicas más severas de la Artritis Reumatoide.

La Vitamina D genera y mantiene nuestros huesos fuertes. Ayuda a la absorción del calcio y junto con éste, previene de la osteoporosis[glossary] y participa en la regulación del sistema [glossary]inmunitario. Además,  se sabe que una carencia de vitamina D y la artritis reumatoide son factores de riesgo conocidos para las enfermedades cardiovasculares. La vitamina D en cantidades adecuadas, favorece la salud de nuestro corazón.

Por todo esto, la Vitamina D es considerada como algo más que un simple nutriente ya que ayuda a conservar nuestra salud y a combatir las enfermedades.

La Vitamina D se puede encontrar en los alimentos, tales como: el pescado, la leche y los huevos. Sin embargo, sólo obtenemos un 5% de esta vitamina a través de la ingestión de alimentos. Se obtiene principalmente a través de la exposición al sol ya que se sintetiza en la piel por la influencia de los rayos solares ultravioletas.

Es importante tener en cuenta el control de los niveles de vitamina D en personas con Artritis Reumatoide, incluso desde el momento del diagnóstico, y la posibilidad de añadir suplementos de esta vitamina en aquellos casos en los que se necesite.

 

 

Ishikawa LL et al. Vitamin D Deficiency and Rheumatoid Arthritis. Clin Rev Allergy Immunol. 2016 Aug 2. [Epub ahead of print] http://ow.ly/Z827304ndQO

SHARE
Last updatedby