https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/11/Parkinson_expresión_facial-emociones-e1572811789411-680x420.jpg
SHARE
4 noviembre, 2019 in-pacient.es

Un estudio sugiere examinar de forma periódica la capacidad de reconocimiento de expresiones faciales de diferentes sentimientos, tales como: la tristeza, el miedo, el asco, la ira y la sorpresa en pacientes con Parkinson, incluso aquellos que están bajo terapia de reemplazo con dopamina.

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por pérdida de las neuronas productoras de dopamina o neuronas doparminérgicas de ciertas partes del cerebro. Las manifestaciones clínicas se caracterizan por síntomas motores tales como el temblor en reposo, la bradiquinesia, la rigidez y la inestabilidad postural, entre otros. Además, pueden aparecer síntomas no-motores como los trastornos cognitivos, el déficit en la capacidad ejecutiva o habilidad para llevar a cabo diferentes acciones para logros determinados, alteraciones de la memoria y deterioro en el procesamiento de las emociones (dificultad para expresar o reconocer e interpretar las emociones en el rostro).  Estos últimos síntomas pueden dañar la calidad de vida de los pacientes y cuidadores, incluso más que los síntomas motores.

Hasta el momento, la investigación sobre el déficit de reconocimiento facial de las emociones en pacientes con Parkinson no ha sido determinante. Sabemos que el tratamiento con fármacos dopaminérgicos es controvertido ya que en pacientes con Parkinson bajo tratamiento con dopamina puede persistir la presencia del deterioro del reconocimiento emocional.

Este déficit en el reconocimiento facial de las emociones afecta a varios tipos de emociones, tales como: la ira, el asco, la tristeza, la sorpresa o el miedo.

Se han publicado los resultados de un pequeño estudio que contó con la participación de pacientes con enfermedad de Parkinson en tratamiento con dopamina comparándolos con un grupo de personas de iguales características sin esta enfermedad, en los que se estudió el reconocimiento facial de las emociones.

Según los resultados de este pequeño estudio, el reconocimiento facial de las emociones se ve afectado a lo largo del curso de la enfermedad de Parkinson y  este déficit es evidente también en aquellos pacientes que están bajo tratamiento de reemplazo con dopamina. Por lo tanto podemos afirmar que, aunque el tratamiento dopaminérgico puede atenuar este deterioro, no puede controlarlo por completo.

A medida que la enfermedad de Parkinson progresa, el deterioro en la expresión facial y la disminución de la velocidad de los movimientos voluntarios, podrían interferir no sólo en la capacidad de expresión sino también en el reconocimiento facial de las emociones. En general, una mayor duración de la enfermedad parece exacerbar la incapacidad de reconocer las emociones faciales, interpretándolas erróneamente.

La capacidad para reconocer e identificar las emociones en otros, es un componente crucial en las interacciones sociales, por lo que un deterioro en esta capacidad podría determinar un déficit en las relaciones sociales lo que puede llevar a mayor nivel de depresión, síntoma común entre los pacientes de Parkinson, y empeorar la calidad de vida de estos pacientes.

 

 

Palmeri R et al. Impaired Recognition of Facial Emotion in Patients With Parkinson Disease Under Dopamine Therapy. J Geriatr Psychiatry Neurol. 2019 Oct 21:891988719882094. doi: 10.1177/0891988719882094. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario