https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/06/20210622_Artritis_Reumatoide_percepcion_creencias_evolucion.jpg
SHARE
22 junio, 2021 in-pacient.es

La Artritis Reumatoide es una enfermedad crónica caracterizada por inflamación de las articulaciones, dolor y discapacidad articular. La evolución y los resultados de esta enfermedad están relacionados con factores biológicos, como la inflamación y los biomarcadores, aunque también influyen factores psicosociales y el estrés percibido por los pacientes.
Investigaciones previas han establecido que las creencias de los pacientes sobre su enfermedad, es decir, la percepción que el paciente tiene, no coincide necesariamente con su condición biológica, pero sin embargo está asociada a los resultados. En otras palabras, se ha demostrado que una mala percepción de la enfermedad por parte del paciente se asocia con mayor nivel de dolor y peor función articular con consecuencias negativas sobre la evolución de la Artritis Reumatoide y la calidad de vida en relación a la salud.
La percepción que tiene un paciente sobre su enfermedad puede cambiar considerablemente y en particular al principio del curso de la enfermedad, mientras que el paciente se está formando su esquema mental de lo que es la enfermedad en sí. Sin embargo, los síntomas de la Artritis Reumatoide fluctúan con el tiempo y, por lo tanto, se pueden esperar cambios en la percepción de la enfermedad a lo largo del tiempo en estos pacientes.
Son pocos los estudios que han evaluado la evolución de la percepción en pacientes con Artritis Reumatoide, pero recientemente se han publicado los resultados de un estudio realizado en Reino Unido que ha contado con la participación de más de mil pacientes con Artritis Reumatoide de 38 centros diferentes.
En este estudio se ha identificado y valorado la percepción de los pacientes diagnosticados de Artritis Reumatoide que estaban a punto de iniciar el tratamiento con Metotrexato. Se evaluó la percepción de la enfermedad antes de iniciar el tratamiento, a los 6 y a los 12 meses.
En general, la percepción de la enfermedad en los participantes de este estudio mejoró a los 12 meses. Los pacientes comunicaron que su enfermedad les afectaba menos y sentían que tenían más control, entendían mejor su enfermedad y estaban menos preocupados.
Sin embargo, las creencias de los pacientes sobre la cronicidad de la Artritis Reumatoide y la eficacia del tratamiento no cambiaron sustancialmente durante 12 meses.
En este estudio se identificaron tres grupos de pacientes con trayectoria distinta en relación a la percepción de su enfermedad durante los 12 meses de seguimiento. Un grupo tenían percepciones negativas constantes de la enfermedad (“Negativos”), el segundo grupo tenía percepciones positivas constantes (“Positivos”) y un tercer grupo que cambio de percepción de negativas a positivas en los 6 primeros meses después del inicio del tratamiento con Metotrexato (este último grupo se consideró como grupo de los “Mejoradores”).
Tanto la discapacidad, el dolor, la fatiga, la ansiedad y la depresión se relacionaron fuertemente con uno de los grupos de trayectoria o evolución de percepción. De tal forma que los grupos “Positivos” y “Mejoradores”  presentaron menor discapacidad, dolor y fatiga durante los 12 meses en comparación con el grupo de percepción negativa (“Negativos”), independientemente de la inflamación.
El grupo de “Mejoradores” (aquellos que cambiaron de percepción de la enfermedad de negativa a positiva en los primeros 6 meses) representaron aproximadamente uno de cada cinco pacientes participantes. Dado que la percepción de la enfermedad puede cambiar potencialmente en los primeros meses después de comenzar el tratamiento, es de destacar la importancia de ofrecer información sobre la enfermedad en el momento del diagnóstico y en las primeras fases de la enfermedad por parte de los sanitarios responsables.
Curiosamente, la inflamación no se asoció de forma independiente con el hecho de pertenecer al grupo de “Positivos” o “Negativos”. Los pacientes con mayor discapacidad, dolor, fatiga, ansiedad o depresión tenían más probabilidades de tener percepciones negativas de la enfermedad en comparación con los grupos Positivos y Mejoradores.
Cuando se compararon los resultados informados por los pacientes de los tres grupos de percepción de la enfermedad durante 1 año, los pacientes del grupo de percepción negativa de la enfermedad tuvieron resultados consistentemente peores, independientemente de la inflamación. Los pacientes de los grupos “Positivos” y “Mejoradores” tuvieron menor discapacidad, dolor y fatiga al año de inicio del tratamiento, en comparación con el grupo de percepción negativa de la enfermedad, “Negativos”, manteniéndose  constante el nivel de inflamación.
En resumen, este estudio ilustra cómo cambian las percepciones de un gran grupo de pacientes sobre su Artritis Reumatoide durante el primer año de tratamiento con Metotrexato.
Se describen tres grupos de trayectoria distinta en cuanto a la percepción de la enfermedad: Positivo, Negativo y Mejoradores. La probabilidad de pertenecer al grupo de percepción negativa de la enfermedad se asoció fuertemente con los peores resultados informados por los pacientes, y los pacientes del grupo positivos y mejoradores tuvieron mejores resultados durante 1 año en comparación con el grupo negativos.
La observación de que las creencias sostenidas por el grupo de Mejoradores se volvieron más positivas con el tiempo ilustra la importancia potencial de identificar oportunidades tempranas para realizar intervenciones apropiadas para mejorar la percepción del paciente sobre su enfermedad, que deben evaluarse mediante más estudios clínicos.

Otras noticias relacionadas que pueden interesarte:

Gwinnutt JM et al. Changes in the illness perceptions of patients with rheumatoid arthritis over the first year of methotrexate therapy. Rheumatology (Oxford). 2021 May 14;60(5):2355-2365. doi: 10.1093/rheumatology/keaa615.

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta