https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/03/baile4.jpg
SHARE
18 marzo, 2019 in-pacient.es

Un estudio evalúa los diferentes modos de ejercicio, su frecuencia y efectividad entre los pacientes con enfermedad de Parkinson.

En estudios previos se ha demostrado que el ejercicio mejora la fuerza, el equilibrio, la  movilidad, la coordinación y la marcha en los pacientes con Parkinson llevando a una mejora significativa de la calidad de vida de estos pacientes y con un posible efecto de retraso en la progresión de la enfermedad.

Aunque están bien establecidos los beneficios de las diferentes formas de ejercicio más tradicional, como el cardiovascular, existe cada vez más investigación sobre formas alternativas como el baile, el yoga o la práctica de Tai Chi.

Se han publicado los resultados de un estudio en el que se les pide a pacientes de Parkinson que completen una encuesta en la que se les pregunta qué tipo de ejercicio realizan, la frecuencia con la que lo llevan a cabo y si hacen el ejercicio solos o en grupo, así como la valoración del impacto del ejercicio sobre los síntomas.

En la encuesta se definió como ejercicio regular aquel que se practica al menos 2-3 veces por semana un mínimo de 30 minutos cada sesión. Las modalidades de ejercicio incluidas en la encuesta eran: bailar, nadar, caminar, bicicleta, estiramientos, pesas y Tai Chi. Se utilizó una escala cualitativa de puntos que van del 1 al 5, para cuantificar la danza como «definitivamente más útil», «algo más útil», «más o menos igual», «algo menos útil» y «definitivamente menos útil» en comparación con otras formas tradicionales de ejercicio.

Según los resultados de este estudio, un porcentaje significativamente mayor de los pacientes diagnosticados de Parkinson 10 años atrás o más, hacían ejercicio regularmente en comparación con aquellos pacientes que fueron diagnosticados en los 5 últimos años.

Se encontró que caminar era la forma principal de realizar ejercicio, seguido de estiramientos, pesas y bicicleta. Los pacientes participaban en un promedio de 2-3 formas diferentes de hacer ejercicio. Sólo un 28% de los participantes que hacían ejercicio de forma regular lo hacían solos frente a un 65% que realizaban el ejercicio en grupo, como la participación en clases de baile.

Las mejoras en los síntomas debidas al ejercicio eran mayores en aquellos que realizaban el ejercicio en grupo en comparación con aquellos que realizaban ejercicios en soledad. Entre el grupo de participantes de este estudio, las mujeres tenían casi el doble de probabilidades de participar en grupos de baile en comparación con los hombres.

La mayoría de los pacientes expresaron que el ejercicio en grupo es más divertido, tiene un mayor atractivo y se convierte en una actividad que esperan con ganas realizar con una frecuencia semanal.

Los investigadores de este estudio sugieren que el ejercicio en grupo puede contribuir positivamente a aliviar los síntomas psicológicos y físicos de  los pacientes de Parkinson y que actividades como el baile pueden mejorar el mantenimiento de un plan ejercicio regular a lo largo del tiempo.

 

 

Raje P et al. Self-Reported Exercise Trends in Parkinson’s Disease Patients. Complement Ther Med. 2019 Feb;42:37-41.

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta