https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/07/20210706_Parkinson_yoga_motor_equilibrio_ansiedad_depresion.jpg
SHARE
26 julio, 2021 in-pacient.es

Las manifestaciones clínicas asociadas a la enfermedad de Parkinson consisten en síntomas motores y no motores. La bradiquinesia, la rigidez, el temblor y la inestabilidad postural son síntomas motores típicos, que pueden afectar la movilidad, el equilibrio y la marcha de los pacientes con Parkinson y todo esto lleva a un mayor riesgo de caídas. Por otro lado, la ansiedad, la depresión y el deterioro cognitivo son síntomas no motores generalizados que tienen un gran impacto sobre la calidad de vida de estos pacientes.
El objetivo principal del tratamiento es ralentizar o enlentecer la progresión de la enfermedad, reducir los síntomas clínicos y mejorar la calidad de vida de los pacientes con Parkinson.
Estudios previos han revelado que la rehabilitación y la práctica de ejercicio, forman parte del tratamiento del Parkinson y también se ha demostrado que puede afectar positivamente a la cognición, las alteraciones del estado de ánimo, la movilidad y el equilibrio ayudando a enlentecer la progresión de la enfermedad de Parkinson.
El yoga se identifica como un método de ejercicio y rehabilitación tanto física como psicológica mediante la realización de posturas (asanas), técnicas de respiración (pranayama) y meditación (Dhyana).
Algunos estudios han sugerido que el yoga podría producir grandes beneficios en los pacientes con enfermedad de Parkinson mejorando tanto los síntomas motores, como los no motores.
Debido a su enfoque “suave” de ejercicio, el yoga se ha mostrado como una alternativa prometedora  que puede ser apropiada para los pacientes con Parkinson que no pueden participar en ejercicios extenuantes o intensivos.
Algunos ensayos clínicos han evaluado el impacto de la práctica de yoga en la función motora y no motora del Parkinson, pero los datos son controvertidos.
Se han publicado los resultados de un meta-análisis de los ensayos clínicos publicados hasta el momento sobre los efectos del yoga en el tratamiento del Parkinson y los beneficios sobre las funciones motoras y no motoras, tales como: equilibrio,  movilidad, ansiedad,  depresión y calidad de vida.
Estudios previos han sugerido que los ejercicios de estiramiento y las posturas del yoga pueden mejorar la fuerza física y la flexibilidad ya que se trabajan músculos, ligamentos y articulaciones. El yoga puede hacer que las articulaciones y las extremidades sean más flexibles y puede reducir la bradiquinesia, la rigidez y aumentar la fuerza y potencia muscular.
Entrenar el equilibrio mediante el yoga podría hacer que los pacientes con Parkinson sean más estables, adopten mayor rectitud en sus posturas y puedan caminar mejor y anticipar los movimientos.
Por otro lado, la ansiedad es un síntoma no motor común que puede afectar hasta al 55% de los pacientes con Parkinson. En este meta-análisis se ha demostrado que el yoga podría mejorar significativamente  tanto la ansiedad como la depresión de pacientes con Parkinson. Sin embargo, debido a la limitación del número de artículos analizados y del tamaño de la muestra, se justifica la realización de más estudios en el futuro que consoliden estas evidencias.
En conclusión, este meta-análisis sugiere que el yoga podría mejorar significativamente la situación motora, el equilibrio, la movilidad y la calidad de vida de los pacientes con Parkinson y también podría reducir la ansiedad y la depresión.
Se necesitan estudios adicionales con  mayor participación de pacientes para obtener resultados detallados y conclusiones claras sobre el efecto del yoga en los pacientes con Parkinson.

Otras noticias que podrían interesante:


Ban M et al. The Effects of Yoga on Patients with Parkinson’s Disease: A Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Behav Neurol. 2021 Jul 5;2021:5582488. doi: 10.1155/2021/5582488. 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta