https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2020/12/EII_Crohn_Colitis_ulcerosa_microbioma_prebioticos_probioticos_simbioticos-e1608052380540-750x420.jpg
SHARE
16 diciembre, 2020 in-pacient.es

Una revisión sistemática de los ensayos clínicos controlados y aleatorios examina la eficacia de los probióticos, prebióticos y simbióticos en el tratamiento de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII).

El tratamiento de la EII tiene como objetivo inducir/alcanzar la remisión y evitar/prevenir las recaídas o brotes. A pesar de los avances en los tratamientos farmacológicos, algunos pacientes no logran el equilibrio o control de su enfermedad y, por otro lado, los medicamentos no carecen de efectos secundarios. Cada día se investiga más el uso de probióticos para modificar y mejorar la población bacteria del intestino o también llamada microbiota o microbioma, como tratamiento complementario al tratamiento farmacológico para reducir la inflamación e inducir o mantener la remisión en la EII.

Por lo tanto, los investigadores siguen en la búsqueda de terapias complementarias o suplementos que mejoren el control o gestión de la EII.

Según define la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), los probióticos son microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio para la salud del huésped. Los probióticos que se usan comúnmente son Lactobacillus acidophilus (L. acidophilus), Brevibacterium breve (B. breve) y Bifidobacterium longum (B. longum), se pueden encontrar como complemento alimenticio. Por otro lado existen probióticos naturales como el yogurt, kefir, encurtidos, fermentados como el chucrut,etc.

Por otro lado los prebióticos se definen como componentes no digeribles de la dieta que impactan de forma beneficiosa al huésped al estimular selectivamente el crecimiento y/o la actividad de un número limitado de bacterias en el tracto gastrointestinal y, por lo tanto, mejoran la condición del huésped contra las complicaciones de la EII. Las principales características de los prebióticos son su resistencia a las enzimas digestivas producida por el cuerpo humano, sin dejar de ser susceptible a la fermentación de la microflora del colon. Los prebióticos se encuentran en alimentos de origen vegetal, ajo, cebolla, alcachofas, frutas, miel, trigo, avena y otros cereales, soja, legumbres, puerro, etc.

El término simbiótico se refiere a un producto que contiene tanto probióticos como prebióticos. El componente probiótico de los simbióticos ayuda al desarrollo de la microflora intestinal beneficiosa, mientras que el componente prebiótico inhibe el crecimiento de bacterias patógenas. Los simbióticos ayudan a disminuir la concentración de metabolitos indeseables, incluidas las nitrosaminas, inactivan los carcinógenos y previenen el estreñimiento y la diarrea en el huésped.

Se han publicado los resultados de una revisión sistemática cuyo objetivo  ha sido revisar la eficacia general de los probióticos, prebióticos y su combinación (simbióticos) en el tratamiento de la EII.

Varios estudios han demostrado efectos beneficiosos de diferentes preparados probióticos para inducir y mantener la remisión en adultos y niños con EII.

Los investigadores de esta revisión de la literatura científica publicada hasta el momento concluyen que el uso de probióticos como complementos alimenticios puede inducir reacciones antiinflamatorias, equilibrar la homeostasis intestinal, mejorar la calidad de vida de los individuos e inducir y mantener la remisión en pacientes con EII. La eficacia de los probióticos en la inducción de la remisión se informa más ampliamente en estudios de pacientes con Colitis Ulcerosa que en pacientes con enfermedad de Crohn.

Se necesitan ensayos clínicos con mayor número de participantes para determinar aún más si los probióticos y/o simbióticos son un beneficio claro para la remisión tanto en la Colitis  Ulcerosa como en la enfermedad de Crohn.

 

 

Darb Emamie A, Rajabpour M, Ghanavati R, Asadolahi P, Farzi S, Sobouti B, Darbandi A. The effects of probiotics, prebiotics and synbiotics on the reduction of IBD complications, a periodic review during 2009-2020. J Appl Microbiol. 2020 Oct 24. doi: 10.1111/jam.14907. 

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta