https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2014/07/1378487_84106572-e1619539733100-750x420.jpg
SHARE
18 septiembre, 2017 in-pacient.es

El diagnóstico precoz del Parkinson sólo puede lograrse mediante la identificación de los síntomas no motores que en la mayoría de los casos puede ser realizado por médicos distintos al neurólogo.

En 1817 James Parkinson describió la enfermedad que lleva su nombre. Esta enfermedad quedó definida como un síndrome neurológico caracterizado por temblor, rigidez y lentitud de los movimientos.

No fue hasta finales de los años 90 que los síntomas no-motores de la enfermedad tomaron importancia. Uno de los principales aspectos de estos síntomas es que algunos de ellos pueden aparecer varios años antes de la aparición de los síntomas motores del Parkinson. Desgraciadamente para que sean percibidos clínicamente los síntomas motores se requiere una reducción de hasta el 50% de las células dopaminérgicas. Como consecuencia, si el diagnóstico no se realiza hasta que los síntomas motores sean detectables entonces ya es demasiado tarde.

Una revisión de la documentación científica de reciente publicación nos presenta la evidencia actual sobre el papel de los síntomas pre-motores y la importancia de ofrecer un enfoque multidisciplinario para diagnosticar el Parkinson lo antes posible.

Los síntomas no motores de la enfermedad de Párkinson incluyen más de 30 síntomas diferentes. Se pueden dividir en tres categorías: síntomas sensoriales, cognitivos y neuropsiquiátricos. Entre ellos destacamos:

  • Sensoriales: reducción del olfato, problemas visuales (visión borrosa, visión doble) y dolor.

 

  • Neuropsiquiátricos: Alucinaciones, psicosis, ansiedad, depresión, apatía, trastornos del control de los impulsos.

 

  • Cognitivos: disfunción cognitiva precoz o demencia.

 

  • Trastornos del sueño: síndrome de piernas inquietas, somnolencia durante el día, etc.

 

  • Cardiovasculares: variaciones en la presión arterial, hipertensión nocturna, disminución de la presión arterial con cambio de la postura, edema.

 

  • Gastrointestinales: reducción del vaciamiento gástrico, estreñimiento, sialorrea.

 

  • Genitourinarios: Alteración de la frecuencia urinaria, nocturia, reducción de la líbido, disfunción eréctil.

 

Las personas con Parkinson en su fase pre-motora serán visitadas primero por el médico de cabecera, otorrinolaringólogo, especialista de trastornos del sueño, gastroenterólogo, médico de medicina interna o psiquiatra.

El reconocimiento de las características no motoras, especialmente de aquellas que están presentes antes del inicio de la fase motora de la enfermedad, puede permitir el diagnóstico precoz de la enfermedad de Parkinson con un inicio precoz del tratamiento y mejorando así la calidad de vida de estos pacientes. Para esto es esencial un equipo multidisciplinar que involucre a diferentes  especialistas.

 

 

Rodríguez-Violante M et al. Who Can Diagnose Parkinson’s Disease First? Role of Pre-motor Symptoms. Arch Med Res. 2017 Sep 4. pii: S0188-4409(17)30161-3. doi: 10.1016/j.arcmed.2017.08.005. [Epub ahead of print]

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta