https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2019/10/Artritis_Reumatoide_Ejercicio_actividad-e1572336736796-750x420.jpg
SHARE
29 octubre, 2019 in-pacient.es

Un nuevo estudio sueco proporciona mayor comprensión sobre los factores que influyen en la Actividad Física realizada por pacientes con Artritis Reumatoide temprana.

La Artritis Reumatoide temprana se puede definir como aquella que tiene unos 12 meses de evolución desde la aparición de los primeros síntomas. Se estima que existen entre 25 y 50 casos nuevos por cada 100.000 personas y año.

El síntoma más común de la Artritis Reumatoide (AR) es el dolor crónico, sin embargo, éste varía de intensidad y localización. Además, esta enfermedad engloba otros síntomas físicos como son: la hinchazón, la rigidez y la sensibilidad en las articulaciones. Y, por otro lado, existen otros síntomas que pueden afectar a la función física de los pacientes, tales como la fatiga mental y física.

Son numerosos los estudios que han aportado evidencia sobre los beneficios de la práctica de Actividad Física sobre el estado de la Artritis Reumatoide. Sabemos que mejora la función física, aumenta la capacidad de realizar movimientos de forma independiente, mantiene la flexibilidad de las articulaciones, mejora el equilibrio, aumenta la masa muscular e inhibe el dolor articular y por otro lado, mejora el bienestar emocional y psicológico lo que lleva a mejores resultados médicos. Por todo esto, se considera que la Actividad Física puede ser un complemento importante del tratamiento de la Artritis Reumatoide.

Sin embargo, los pacientes con AR realizan niveles relativamente bajos de Actividad Física en comparación con la población general.

Investigaciones previas sugieren que el miedo relacionado con el dolor podría ser el motivo por el que los pacientes con Artritis Reumatoide reducen o evitan la Actividad Física. Sin embargo, realizar Actividad Física no solo es beneficioso para reducir los síntomas físicos, sino que también reduce el riesgo de los trastornos psicológicos que pueden presentarse en un alto porcentaje de adultos con AR.

Un estudio de reciente publicación tuvo como objetivo explorar si la Actividad Física está asociada al cuadro clínico en pacientes con AR temprana y evaluar qué factores influyen en la práctica de Actividad Física de estos pacientes.

Los resultados de este estudio indican que el dolor y la rigidez, en relación con la función deteriorada por la AR, constituyen una barrera para participar en la Actividad Física, definida como actividades diarias vigorosas.

Además del dolor y las limitaciones físicas, los pacientes mencionan al miedo al movimiento y no tener información suficiente de los beneficios que les puede aportar la Actividad Física, como razones para no ser físicamente activos.

Esto demuestra la importancia de la información y del apoyo de los profesionales de la salud como facilitadores o motivadores de la práctica de Actividad Física en pacientes con AR.

Los pacientes con AR también describen el miedo a lesionarse, a un aumento del dolor y la creencia de que el ejercicio en sí podría agravar las consecuencias negativas de la enfermedad.

Los participantes trabajadores de este estudio o bien aquellos que estaban de baja laboral no cumplieron con los criterios de Actividad Física mínima saludable en comparación con los jubilados. Esto puede ser porque los jubilados tienen más tiempo libre en comparación con los trabajadores.

La motivación y la concienciación son factores muy importantes ya que se impulsa a los pacientes a la práctica de Actividad Física siendo conscientes de los efectos beneficiosos de ésta sobre su salud.

Factores externos o ambientales  como la economía y el clima también influyeron sobre la Actividad Física de estos pacientes. Los participantes de este estudio tuvieron dudas sobre la realización de Actividad Física debido al mal tiempo y la oscuridad durante la temporada de invierno lo que lleva a una disminución de su actividad y aumento del comportamiento sedentario.

En resumen, según los resultados de este estudio la motivación de los pacientes con Artritis Reumatoide temprana para realizar Actividad Física diaria, se ve afectada por factores físicos, psicológicos y ambientales.

Los profesionales de la salud deben contribuir a que los pacientes con Artritis Reumatoide mejoren su motivación y aumenten su participación en Actividades Físicas, ya que a largo plazo esto puede contribuir a mejorar su salud física y psicológica. Se deben tener en cuenta los diferentes factores que pueden afectar a cada individuo, tales como: las limitaciones físicas, los aspectos económicos y psicológicos, el tiempo disponible, etc.

 

 

Qvarfordt M et al. Factors influencing physical activity in patients with early rheumatoid arthritis: A mixed-methods study. SAGE Open Med. 2019 Sep 9;7:2050312119874995. doi: 10.1177/2050312119874995.

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario