https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/10/Artritis_Reumatoide_Cervicales_columna.jpg
SHARE
19 octubre, 2021 in-pacient.es

 

La Artritis Reumatoide es una enfermedad inflamatoria crónica autoinmune que afecta a numerosas articulaciones del esqueleto periférico en ambos lados del cuerpo. La afectación de la columna cervical es la tercera manifestación de la Artritis Reumatoide después de las manos y los pies y puede desarrollarse entre el 17 y el 88% de los pacientes.

El diagnóstico por la imagen juega un papel importante para detectar lesiones en la columna, siendo la radiografía clásica la técnica de primera elección. La Resonancia Magnética y la Tomografía Computarizada (TAC) se utilizan para evaluar de forma más precisa los cambios en los huesos y los tejidos blandos. La resonancia magnética ofrece la posibilidad de mostrar cambios inflamatorios tempranos, mientras que el TAC es más preciso para lesiones óseas más complejas.

En las últimas décadas y con la llegada de los tratamientos biológicos ha aumentado la conciencia sobre un diagnóstico y tratamiento temprano de la Artritis Reumatoide para prevenir las complicaciones crónicas. Algunos estudios sugieren que tratar de manera precoz la Artritis Reumatoide con FAME (Fármacos Antirreumáticos Modificadores de la Enfermedad) puede prevenir el desarrollo de nuevas lesiones, pero no evita la progresión de las lesiones ya existentes.

El objetivo de un estudio de reciente publicación ha sido evaluar, mediante radiografía o resonancia magnética, qué tan frecuentes son las lesiones de la columna cervical en pacientes con Artritis Reumatoide  y ver la relación con el estado clínico del paciente y los resultados de laboratorio (análisis de los marcadores inflamatorios).

En este estudio participaron 240 pacientes con diagnóstico de Artritis Reumatoide a los que se realizaron radiografías con diferentes proyecciones y resonancia magnética de la columna cervical. El intervalo de tiempo máximo entre la radiografía y la resonancia magnética no excedió de los 60 días. Los pacientes fueron clasificados según la clínica de afectación cervical: dolor en el cuello, movimiento limitado de las cervicales, entumecimiento de los brazos y según la duración de la Artritis Reumatoide. En este estudio no se incluyeron aquellos pacientes con cirugía previa de las cervicales ni con lesiones traumáticas de esta zona.

Los resultados de este estudio confirman que la afectación de la columna cervical es frecuente en los pacientes con Artritis Reumatoide ya que de los 240 pacientes incluidos un 75% presentaban anomalías en esta zona y el 71% había recibido tratamiento con FAMEs.

Por otro lado, y según los resultados de este estudio, una larga duración de la Artritis Reumatoide, y niveles altos de PCR(Proteína C Reactiva), VSG(Velocidad de Sedimentación Globular) así como la presencia de Factor Reumatoide están asociados a la artritis de la columna cervical.

Los investigadores de esta nueva publicación concluyen que las lesiones de la columna cervical relacionadas con la Artritis Reumatoide aparecen frecuentemente (hasta el 75% de los pacientes). La radiografía y la resonancia magnética son dos técnicas complementarias y deben realizarse ambas para un diagnóstico óptimo.

Y, por último, tanto la duración prolongada de la Artritis Reumatoide como los marcadores inflamatorios elevados y la seropositividad se relacionan positivamente con las lesiones cervicales por la Artritis Reumatoide.

 

Kotecki M et al.  Radiological Evaluation of Cervical Spine Involvement in Rheumatoid Arthritis: A Cross-Sectional Retrospective Study. J Clin Med. 2021 Oct 5;10(19):4587. doi: 10.3390/jcm10194587.

 

 

Otras noticias relacionadas que podrían interesante:

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta