https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/02/Esclerosis_multiple_carne_microbiota-scaled.jpg
SHARE
10 febrero, 2022 in-pacient.es vía Universidad de Minnesota

Comer más carne, tener menos cantidad de ciertas bacterias en el intestino y más cantidad de ciertas células inmunitarias en la sangre son fenómenos que pueden estar interrelacionados y a su vez influir sobre la Esclerosis Múltiple. Un estudio, desarrollado por investigadores de las universidades de Minnesota y de  Washington ha descubierto sutiles conexiones que podrían conducir a una mejor comprensión de las causas de la enfermedad.

La esclerosis múltiple es más frecuente en determinadas regiones, sobre todo en las latitudes medias del norte, lo que sugiere que la geografía está vinculada de algún modo a la enfermedad, tal vez con la dieta. Sin embargo, ha sido difícil determinar la relación exacta entre la dieta, la respuesta inmunitaria y la EM. La esclerosis múltiple es, obviamente, una enfermedad autoinmune en la que el organismo ataca el aislamiento que rodea a los nervios. Cuando el aislamiento está lo suficientemente dañado, los nervios empiezan a fallar y a funcionar mal como sucedería con los cables con el aislamiento dañado. No obstante, se  desconoce qué es lo que desencadena que el cuerpo ataque el aislamiento del sistema nervioso en primer lugar.

Cada vez hay más pruebas que sugieren que las bacterias podrían estar implicadas. Las bacterias que viven en nuestros intestinos pueden afectar a nuestro sistema inmunitario. Y lo que comemos puede afectar a las bacterias de nuestro intestino. La Dra. Yanjiao Zhou, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Connecticut, colaboró con la Dra. Laura Piccio, de la Universidad de Washington y ahora de la Universidad de Sidney, para estudiar el microbioma intestinal, el sistema inmunitario, la dieta y los metabolitos sanguíneos de 49 voluntarios -25 pacientes con EM y 24 controles sanos- en busca de correlaciones que podrían ser sutiles pero importantes.

«Encontramos una serie de bacterias intestinales asociadas a la EM y a la gravedad de la discapacidad de los pacientes con EM», dice Zhou. «También encontramos un aumento de los marcadores autoinmunes y de los metabolitos característicos de la EM. Pero lo realmente interesante es cómo estos sistemas se conectan entre sí y cómo la dieta interviene en estas conexiones. Utilizando enfoques «multiOMIC», intentamos cerrar el círculo y mostrar las asociaciones entre múltiples sistemas». El enfoque multiómico es una nueva forma de análisis científico, extremadamente útil para comprender enfermedades complejas como el cáncer, en las que la etiología de la enfermedad está influida por varios factores genéticos y ambientales.

«Este es el primer estudio que utiliza un enfoque integrado para analizar la interacción entre la dieta, el microbioma intestinal, el sistema inmunitario y el metabolismo y su contribución a la patogénesis y la progresión de la enfermedad en personas con EM. Abre una nueva modalidad para abordar futuras cuestiones científicas al no fijarse en un factor individual, sino en sus complejas interacciones. Este enfoque puede conducir a la identificación de redes relevantes que podrían ser manipuladas para la prevención de la enfermedad o la intervención terapéutica», dice Piccio.

El vínculo sistémico más fuerte que encontraron los investigadores tenía que ver con el consumo de carne. Su análisis vinculó un mayor consumo de carne con una disminución de la población de Bacteroides thetaiotaomicron en la ecología intestinal de las personas. El B. thetaiotaomicron está asociado a la digestión de los carbohidratos de los vegetales.

El mayor consumo de carne, que se observó en los pacientes con EM, también se relacionó con un aumento de las células T-helper 17 en el sistema inmunitario, y un aumento de la S-adenosil-L-metionina (SAM) en su sangre.

La relación entre el consumo de carne y la discapacidad y los demás factores no era determinista; algunas personas sanas comen mucha carne. Pero el patrón de todos los factores sugería que, en la EM, algo va mal en las bacterias intestinales de las personas que las disocia del sistema inmunitario, lo que conduce a un aumento de las células T auxiliares 17 y a ataques autoinmunes en el sistema nervioso. Y tiende a asociarse con el consumo de carne.

En el futuro, el equipo desea ampliar la investigación para incluir a más personas, incluidas las que padecen una forma más grave de EM. Con el tiempo, esperan comprender mejor la relación causa-efecto entre la dieta, los ecosistemas bacterianos en el intestino y la respuesta inmunitaria, y potencialmente ayudar a prevenir o mitigar los síntomas de la EM en las personas que padecen la enfermedad.

Cantoni C, Lin Q, Dorsett Y, Ghezzi L, Liu Z, Pan Y, Chen K, Han Y, Li Z, Xiao H, Gormley M, Liu Y, Bokoliya S, Panier H, Suther C, Evans E, Deng L, Locca A, Mikesell R, Obert K, Newland P, Wu Y, Salter A, Cross AH, Tarr PI, Lovett-Racke A, Piccio L, Zhou Y. Alterations of host-gut microbiome interactions in multiple sclerosis. EBioMedicine. 2022 Jan 27;76:103798. doi: 10.1016/j.ebiom.2021.103798. Epub ahead of print. PMID: 35094961; PMCID: PMC8814376.

Algunas noticias anteriores relacionada que pueden interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta