https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/01/Parkinson_COVID_pandemia.jpg
SHARE
17 enero, 2022 in-pacient.es

 

En marzo del 2020 la Organización Mundial de la Salud declaró una pandemia global por COVID-19. Muchos países adoptaron medidas extraordinarias para evitar los contagios como es el cierre de actividades sociales y laborales. Estas acciones han provocado consecuencias psicológicas en la población general.

Debemos prestar especial atención sobre el impacto psicológico de la pandemia en aquellas personas más vulnerables como son los pacientes con enfermedades crónicas, entre otros, los pacientes con Parkínson. Además, estos pacientes tienen mayor riesgo de desarrollar trastornos neuropsiquiátricos por  su propia condición.

Durante la pandemia se ha observado un aumento considerable de la angustia psicológica, de la depresión y de la ansiedad en pacientes con Parkinson, especialmente en aquellos con enfermedad avanzada por mayor fragilidad relacionada con la gravedad de los síntomas y que requieren reajustes frecuentes del tratamiento. Esto se relaciona con la percepción individual de mayor riesgo a un resultado más grave  en el caso de infectarse por el virus y, por otro lado, un acceso restringido a los servicios de atención médica. Es importante destacar que también se ha observado un aumento de la angustia en los cuidadores de los pacientes con Parkinson.

Se han publicado los resultados de un estudio italiano en el que se evalúa el impacto psicológico de la pandemia en pacientes con enfermedad de Parkinson, especialmente aquellos con enfermedad avanzada, mediante la evaluación de las preocupaciones y síntomas depresivos y ansiedad tanto de los pacientes como de sus cuidadores.

Las preocupaciones y la angustia pueden surgir como consecuencia de disminución de la actividad física y disminución o cese de las intervenciones no farmacológicas,  siendo ambas herramientas relevantes para controlar los síntomas de la enfermedad de Parkinson.

La limitación del acceso a los servicios médicos (al ambulatorio) al menos se puede mitigar parcialmente mediante la telemedicina. Este tema ha sido muy apreciado y defendido por casi la mitad de los pacientes participantes de este estudio, lo que destaca la relevancia de esta modalidad de atención.

Otra preocupación frecuente fue el riesgo a que el cuidador desarrollara COVID-19 ya que, para los pacientes, es un recurso esencial tanto para el manejo de los síntomas como para el apoyo psicológico.

Por lo tanto, debemos tener en cuenta las necesidades específicas de los pacientes con Parkinson, en especial aquellos con enfermedad avanzada, y valorar el impacto psicológico de la pandemia sobre éstos. Se necesitan estrategias de información y formación específicas para reducir el malestar, la angustia y la ansiedad tanto de los pacientes con Parkinson como de sus cuidadores.

 

Montanaro E et al. Anxiety, depression, and worries in advanced Parkinson disease during COVID-19 pandemic. Neurol Sci. 2022 Jan;43(1):341-348. doi: 10.1007/s10072-021-05286-z.

 

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta