https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/10/covid-19_esclerosis_multiple_tratamiento-scaled.jpg
SHARE
7 octubre, 2021 in-pacient.es

Las personas con esclerosis múltiple (EM), y particularmente quienes siguen tratamiento con terapias inmunosupresoras modificadoras de la enfermedad, podrían ser un grupo vulnerable a la hora de padecer COVID-19 severa. Un estudio recién presentado en la versión online de la revista Neurology,  ha examinado las características de la gravedad de la COVID-19 en una muestra internacional de personas con EM.

El análisis agregó datos de 12 fuentes de 28 países, y para llevarlo a cabo se incluyeron variables demográficas (edad, sexo), clínicas (tipo de EM, discapacidad) y de tratamiento (sin tratamiento, alemtuzumab, cladribina, dimetilfumarato, acetato de glatiramero, interferón, natalizumab, ocrelizumab, rituximab, siponimod, otros tratamientos modificadores), junto con los resultados de gravedad de la COVID-19, hospitalización, necesidad de ingreso en la UCI, de ventilación artificial y muerte.

En total se analizaron 657 personas con sospecha y 1.683 con COVID-19 confirmada. Entre los casos de COVID-19 sospechosa o confirmada, y sólo confirmada, el 20,9% y el 26,9% fueron hospitalizados, el 5,4% y el 7,2% ingresaron en la UCI, el 4,1% y el 5,4% necesitaron ventilación artificial, y el 3,2% y el 3,9% respectivamente fallecieron. La edad avanzada, el padecer EM de tipo progresivo y la mayor discapacidad se asociaron con peores resultados de la COVID-19. En comparación con el dimetilfumarato, el ocrelizumab y el rituximab se asociaron con mayor hospitalización (riesgo relativo 1,56 y 2,43 veces mayor) e ingreso en la UCI (riesgo 2,30 y 3,93 veces mayor), aunque sólo rituximab se asoció a un mayor riesgo de ventilación artificial. En comparación con el conjunto de otros tratamientos, ocrelizumab y rituximab se asociaron con mayor riesgo de hospitalización  y de ingreso en la UCI, pero sólo rituximab con ventilación artificial. También en comparación con el natalizumab, el ocrelizumab y el rituximab se asociaron con mayor riesgo de hospitalización e ingreso en la UCI, pero sólo rituximab con la ventilación. Es importante destacar que las asociaciones persistieron al restringirlas a los casos confirmados de COVID-19. No se observaron asociaciones entre los distintos tratamientos y la muerte. La estratificación por edad, tipo de EM y nivel de discapacidad, no encontró indicios de que las asociaciones de los tratamientos con la gravedad de COVID-19 fueran diferentes.

Los autores del estudio concluyen que , tras utilizar la mayor cohorte de personas con EM y COVID-19 disponible, se demuestran asociaciones consistentes de rituximab con un mayor riesgo de hospitalización, ingreso en UCI y necesidad de ventilación artificial, y de ocrelizumab con hospitalización e ingreso en UCI. A pesar del diseño transversal del estudio, la consistencia de estos resultados con los de estudios anteriores sugiere que el uso de rituximab/ocrelizumab puede ser un factor de riesgo de COVID-19 más grave.

Simpson-Yap S, De Brouwer E, Kalincik T, Rijke N, Hillert JA, Walton C, Edan G, Moreau Y, Spelman T, Geys L, Parciak T, Gautrais C, Lazovski N, Pirmani A, Ardeshirdavanai A, Forsberg L, Glaser A, McBurney R, Schmidt H, Bergmann AB, Braune S, Stahmann A, Middleton R, Salter A, Fox RJ, van der Walt A, Butzkueven H, Alroughani R, Ozakbas S, Rojas JI, van der Mei I, Nag N, Ivanov R, Sciascia do Olival G, Dias AE, Magyari M, Brum D, Mendes MF, Alonso RN, Nicholas RS, Bauer J, Chertcoff AS, Zabalza A, Arrambide G, Fidao A, Comi G, Peeters L. Associations of Disease-Modifying Therapies With COVID-19 Severity in Multiple Sclerosis. Neurology. 2021 Oct 5:10.1212/WNL.0000000000012753. doi: 10.1212/WNL.0000000000012753. Epub ahead of print. PMID: 34610987.

Si te ha resultado interesante, también podrían serlo las siguientes lecturas

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario