https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2018/11/EII_sueño.jpg
SHARE
21 noviembre, 2018 in-pacient.es

Varios estudios sugieren una relación intrincada entre los problemas del sueño, la inflamación y el sistema inmune. Los problemas de sueño se han descrito muy bien en personas con Enfermedad Inflamatoria Intestinal (EII), Crohn y Colitis Ulcerosa. Al tiempo que se relacionan con la actividad de la enfermedad, pueden ser predictores de inflamación subclínica y un factor de riesgo de brotes y peor evolución. Una revisión publicada en la revista Inflammatory Bowel Disease por Qazi y Farraye resume las causas y posibles medidas de intervención ante estos problemas.

El sueño parece tener un impacto importante en el sistema inmune. Al tiempo que parece relacionarse con el aumento de producción de determinadas células inmunes como los linfocitos T durante determinadas fases del sueño, su deprivación provoca el aumento de algunas citocinas como interleucina-1, TNF-alfa e interferón. Las citocinas influyen en el sueño y a su vez el sueño modula la inmunidad humoral y celular.

Tanto la hipersomnia o exceso de somnolencia o sueño como el sueño de corta duración se han relacionado con el desarrollo de la Colitis Ulcerosa. En lo que respecta a la enfermedad de Crohn, parece que una mala calidad de sueño se asocia con un aumento de brotes de la enfermedad. Varios estudios también describen como la Enfermedad Inflamatoria Intestinal activa o inactiva se puede acompañar de una mala calidad de sueño.

El tratamiento de las alteraciones del sueño debería, idealmente, dirigirse a controlar los factores complejos que juegan algún papel en su alteración, y para ello todavía son necesarios esfuerzos de investigación tanto para objetivar dichas alteraciones correctamente como para comprobar la eficacia de las intervenciones dirigidas a controlarlas.

Parece evidente que, a medida que se gana en conocimiento sobre la EII, se asume cada vez más que la atención completa a esta enfermedad no sólo debe ocuparse del manejo de la inflamación, si no de todos los elementos que someten a estrés e impactan la vida diaria de los pacientes. En este contexto, y a pesar de la carga asistencial a la que están sometidos los sistemas sanitarios, debería hacerse un esfuerzo por estudiar los posibles trastornos del sueño de cada paciente. Para conseguirlo existen herramientas sencillas que mediante cuestionarios y escalas pueden facilitar la primera valoración.

Qazi T, Farraye FA. Sleep and Inflammatory Bowel Disease: An Important Bi-Directional Relationship. Inflamm Bowel Dis. 2018 Nov 2. 

SHARE
Last updatedby

1 1 Comment

Deja una respuesta