https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/02/Parkinson_tragar_comer_estrenimiento_digestivo-e1613377411846-750x420.jpg
SHARE
15 febrero, 2021 in-pacient.es

La enfermedad de Parkinson se caracteriza por los síntomas motores como temblor, rigidez, y/o lentitud de los movimientos (bradicinesia), siendo estos síntomas los que generalmente llevan al diagnóstico de esta enfermedad. Sin embargo, el Parkinson también conlleva múltiples y diferentes síntomas no motores que son, incluso, más molestos y con gran impacto sobre la calidad de vida de estos pacientes.

Los síntomas no motores atribuibles al sistema digestivo son frecuentes y pueden presentarse como la disfagia (dificultad o molestia al tragar), hinchazón, sensación de saciedad y estreñimiento. Curiosamente el estreñimiento puede aparecer hasta más de 10 años antes del diagnóstico de Parkinson.

Una nueva revisión nos ofrece un breve resumen de los problemas gastrointestinales de la enfermedad de Parkinson. Aunque el estreñimiento es uno de los más frecuentes, deberemos identificar otros síntomas como:

 

Disfagia

Se define disfagia como la dificultad o no poder tragar. Este síntoma puede llevar a una disminución en el ritmo en nuestras comidas y una reducción de la calidad de vida de estos pacientes.

Por otro lado, la dificultad para tragar también puede contribuir a los atragantamientos, pérdida de peso, desnutrición y hasta la aparición de neumonía por aspiración (paso de saliva, líquidos o alimentos a pulmón mediante las vías respiratorias en lugar de por el esófago al estómago).

Disfunción orofaríngea

Que incluye alteraciones en la masticación, mala formación de bolo alimenticio y dificultades para iniciar el acto de tragar. Está considerado más como un síntoma motor propio de la enfermedad de Parkinson ya que, a menudo, mejora al iniciar el tratamiento.

Sialorrea

La sialorrea, tialismo o hipersalivación, es un trastorno que consiste en la producción excesiva de saliva. Puede aparecer en más de la mitad de las personas con Parkinson. Este trastorno puede llevar a un sentimiento de vergüenza, dificultad para hablar y para comer llevando a una disminución de la calidad de vida de estos pacientes. Existe medicación para su control, pero una de las terapias más eficaces es simplemente masticar chicle.

Gastroparesia

O también llamado “retraso del vaciamiento gástrico” es un trastorno que enlentece o detiene los movimientos del estómago que hace que los alimentos pasen hacia el intestino. No existe obstrucción ni en el estómago, ni en el intestino. Hasta el 50% de los pacientes informan de hinchazón y plenitud abdominal y un 15% comunican náuseas y vómitos.

Sin embargo, también se ha comunicado que puede presentarse un vaciamiento rápido del estómago. Ambos síntomas hacen impredecible la absorción de la levodopa,  lo que da lugar al retraso en su absorción, la aparición de fluctuaciones motoras y la duración de la fase «on».

Sobrecrecimiento bacteriano en intestino delgado.

Hasta el 50% de los pacientes de Parkinson pueden presentar mayor densidad de la flora bacteriana en el intestino delgado, lo que se ha asociado con alteraciones de la absorción y el efecto de los medicamentos utilizados para el tratamiento del Parkinson, pudiendo presentarse también como hinchazón o flatulencia, malestar abdominal, diarrea y pérdida de peso inexplicable.

Estreñimiento

El estreñimiento puede afectar a un alto porcentaje de pacientes de Parkinson (hasta casi el 90% de los pacientes). El estreñimiento queda definido como una frecuencia menor a 3 evacuaciones por semana. Puede deberse a una disminución de la movilidad intestinal o bien como efecto secundario de los propios fármacos utilizados en el tratamiento de esta enfermedad.

Como normas generales se recomienda aumentar la toma de líquidos y fibra dietética (frutas y verduras), realizar ejercicio de forma regular,  y suspender los fármacos que llevan al estreñimiento. Existe tratamiento para este síntoma pero…. ¡Antes de utilizar laxantes por tu cuenta, por favor, coméntalo con tu médico! 

Si conocemos y aprendemos más sobre nuestra enfermedad podemos identificar otros síntomas que deberemos compartir con nuestro médico para que nos aconseje o bien nos ofrezca alguna recomendación sobre cambios en nuestro estilo de vida o, si se necesita, utilizar algún tratamiento para mejorar nuestra calidad de vida.

 

 

Skjærbæk C et al. Gastrointestinal Dysfunction in Parkinson’s Disease. J Clin Med. 2021 Jan 31;10(3):493. doi: 10.3390/jcm10030493. PMID: 33572547.

 

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta