https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/09/20210908_EII_Colitis_Ulcerosa_Automedicacion_analgesicos.jpg
SHARE
8 septiembre, 2021 in-pacient.es

Los analgésicos son medicamentos que se utilizan para aliviar el dolor. No disponemos evidencia científica sobre si este tipo de fármacos aumento o no el riesgo de brotes o complicaciones en la Enfermedad Inflamatoria Intestinal(EII), por lo tanto y en general, no se recomienda la automedicación con analgésicos de los pacientes con Crohn o Colitis Ulcerosa.
Existen varios grupos tipos de fármacos utilizados en general para aliviar el dolor. Entre ellos destacamos: paracetamol, metamizol, AINEs (Antiinflamatorios no Esteroideos) y opioides.
Tanto paracetamol como metamizol son los analgésicos más utilizados por la población española. Sin embargo, también se utilizan AINEs que a diferencia del paracetamol, se asocian con mayor impacto a nivel gastrointestinal y se considera que pueden estar asociados a mayor riesgo de aparición de brotes en la EII. A pesar de esto, algunos estudios han demostrado que hasta la mitad de pacientes con EII utilizan AINEs para aliviar el dolor.
Las guías de práctica clínica actuales sobre la Enfermedad Inflamatoria Intestinal, y en base a la evidencia, consideran que es poco probable que sea perjudicial el uso a corto plazo de AINE  y deben usarse si se consideran necesarios, aunque no se recomiendan tratamientos de larga duración.
Por otro lado, la evidencia sobre el uso y los riesgos del metamizol en pacientes con EII es escasa y su uso por parte de pacientes con EII parece bajo. Y, por último, las guías de EII desaconsejan el uso de opioides a largo plazo ya que están asociados a altas tasas de infecciones y muerte.
Se han publicado los resultados de una encuesta realizada en España cuyo objetivo ha sido evaluar la frecuencia del uso de analgésicos en pacientes adultos con Colitis Ulcerosa e identificar aquellos factores que estén asociados a la automedicación. Esta encuesta fue anónima basada en la web y respaldada por ACCU (Confederación Española de Asociaciones de Pacientes con Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa), GETECCU (Grupo de Trabajo Español de Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa) y GETEII (Grupo de Trabajo de Enfermeras de España en Enfermedad Inflamatoria Intestinal).
Los resultados de este estudio reafirman que, aunque las guías no recomiendan la automedicación con analgésicos en pacientes con EII, el uso de estos fármacos es frecuente entre estos pacientes con el objetivo de aliviar el dolor asociado a la Colitis Ulcerosa. En esta encuesta anónima, cerca de la mitad de los pacientes comunicaron haberse automedicado con analgésicos en el último año por dolor relacionado con la Colitis Ulcerosa.
Entre los participantes de la encuesta (más de 500 pacientes adultos con Colitis Ulcerosa de media de edad 39,9 años), el paracetamol fue el analgésico más usado seguido de metamizol. Tanto los AINEs como los opioides fueron los grupos farmacológicos menos utilizados.
Al igual que la población española en general, entre los participantes de la encuesta que más usaron analgésicos figuraban las mujeres y los pacientes más jóvenes. Otros factores como la baja por enfermedad, visitas a servicio de urgencias, y tratamiento  con fármacos intravenosos, parecen estar relacionados con peor control o evolución más grave de la Colitis Ulcerosa que conducirían a mayor necesidad de analgésicos.
Es importante destacar que el seguimiento por parte de una enfermera especializada se ha mostrado como un factor asociado a menor automedicación en este estudio. Disponer de una enfermera especializada en EII se asocia a una reducción de los ingresos hospitalarios y a menor número de visitas a urgencias y/o consultas externas  y se rentabiliza más el tratamiento en los pacientes con EII. A pesar de todo, la automedicación con analgésicos en este grupo de pacientes participantes fue elevada, incluso en pacientes que se consideraban con enfermedad sin actividad.
En relación a los motivos de la automedicación los participantes de la encuesta comunicaron que tenían la necesidad de un alivio rápido de los síntomas, aunque fue significativo el porcentaje que comunicaron que la medicación había sido acordada o prescrita por su médico previamente.
Los investigadores de este estudio concluyen que la automedicación con analgésicos es frecuente entre los pacientes con Colitis Ulcerosa y parece estar relacionada con la persistencia de los síntomas o peor control de la enfermedad. Cabe destacar que también utilizaron analgésicos los pacientes que consideraban que su enfermedad estaba inactiva, lo que sugiere que estos pacientes podrían no estar en remisión y estarían normalizando la presencia de dolor.
Se necesita mayor esfuerzo para una monitorización más estrecha de los pacientes con EII y disminuir la percepción del dolor entre ellos y la automedicación con analgésicos. Los resultados de este estudio refuerza el sentido de un abordaje multidisciplinar de los pacientes con EII con un seguimiento estrecho por parte de enfermería especializada.

Rodríguez-Lago I et al.  Self-medication with analgesics reported by patients with ulcerative colitis: An anonymous survey. Gastroenterol Hepatol. 2021 Aug 13:S0210-5705(21)00227-2. English, Spanish. doi: 10.1016/j.gastrohep.2021.07.009.


Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja un comentario