https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/07/salud_publica_covid_epoc_hospitalizacion.jpg
SHARE
2 julio, 2021 in-pacient.es via University of Maryland

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Maryland analizaron registros de 13 hospitales, y descubrieron que las medidas de salud pública diseñadas para reducir la propagación del virus COVID-19 pueden haber fomentado un beneficio secundario sustancial: los ingresos hospitalarios por enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se redujeron en un 53%, según un nuevo estudio publicado en The American Journal of Medicine. Esto se debe probablemente a la disminución de los virus respiratorios estacionales en circulación, como la gripe.
Las hospitalizaciones por EPOC, suelen estar motivadas por brotes en los que los síntomas se desencadenan por factores como el humo del tabaco, la contaminación del aire y las infecciones respiratorias. Los virus respiratorios estacionales, incluidos los que causan el resfriado común o la gripe, desencadenan casi la mitad de esas reagudizaciones.
A raíz del notable descenso de los ingresos por EPOC durante la pandemia, los investigadores teorizaron que los cambios de comportamiento de la COVID-19 -confinamiento, distanciamiento social, uso de mascarillas y limitaciones a las reuniones- no sólo protegieron contra la COVID-19, sino que también pueden haber reducido la exposición a otras infecciones respiratorias.
Preocupa ahora que la vuelta al comportamiento normal pueda provocar más brotes de EPOC.
«Nuestro estudio demuestra que los cambios de comportamiento tienen un lado positivo más allá de la protección contra el COVID-19», afirma el autor principal, el doctor Robert M. Reed. «Si eliminamos por completo las mascarillas y el distanciamiento durante la temporada de resfriados y gripe, permitiremos que todos esos virus que se han suprimido eficazmente vuelvan a hacer estragos. Podría haber muchas enfermedades».
Antes de la pandemia de COVID-19, la EPOC era la cuarta causa de muerte en el mundo y una de las principales causas de ingresos hospitalarios en países como Estados Unidos. La pandemia ha provocado cambios significativos en la prestación de la asistencia sanitaria, incluida la reducción de los ingresos por EPOC y otras enfermedades no relacionadas con la COVID, algunos de los cuales pueden haberse derivado del miedo de los pacientes a contraer la COVID en diversos entornos hospitalarios, así como un cambio hacia la telemedicina y el tratamiento ambulatorio de la EPOC durante la pandemia.
Los investigadores compararon los ingresos hospitalarios semanales por EPOC en los años pre-COVID-19 de 2018 y 2019, con los ingresos a partir de que se implantaran las medidas de salud pública para el COVID-19.
La coautora principal, la doctora Jennifer Y. So,  resaltó que los registros médicos electrónicos de múltiples hospitales de una serie de comunidades en la base de datos de la Universidad facilitaron una evaluación de los cambios a lo largo del tiempo. «Evaluamos una variedad de posibles causas que podrían afectar a los ingresos por EPOC, incluyendo la presencia de múltiples enfermedades o condiciones médicas y la frecuencia de las exacerbaciones de la EPOC».
Los hallazgos de la base de datos se correlacionaron con los datos sobre las tendencias virales respiratorias de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos para el período comprendido entre el 1 de enero de 2018 y el 1 de octubre de 2020.
«Encontramos una caída del 53 por ciento en las admisiones de EPOC  durante COVID-19. Eso es sustancial, pero igualmente significativo, la caída de los ingresos semanales de EPOC fue un 36 por ciento más baja que las disminuciones observadas en otras condiciones médicas graves, incluyendo la insuficiencia cardíaca congestiva, la diabetes y los infartos», dijo el Dr. So.
Dado que cada vez más personas se vacunan contra el COVID-19 y se relajan muchas de las medidas de salud pública del año pasado, los investigadores advierten que la vuelta a la normalidad puede exponer de nuevo a los pacientes con EPOC a los conocidos desencadenantes estacionales.
«Nuestro estudio no evaluó qué componentes de salud pública funcionaban para controlar los virus respiratorios estacionales, pero algo tan sencillo como llevar una mascarilla mientras se viaja en el transporte público o trabajar desde casa cuando se está resfriado podría contribuir en gran medida a reducir la exposición a los virus», dijo el Dr. Reed.
La Dra. So, que es de Corea del Sur, dijo que es una norma cultural usar mascarillas durante el invierno en su país natal. «La pandemia de COVID-19 ha contribuido a que mucha gente de todo el mundo sea más consciente del papel de las mascarillas y la distancia social para reducir la propagación de la enfermedad», dijo.
«Se trata de un estudio convincente que plantea algunas cuestiones importantes de salud pública sobre la protección de nuestras poblaciones de pacientes más vulnerables una vez que hayamos terminado con la pandemia de COVID-19. Sin duda, creo que merece un debate más amplio», afirmó el decano de la Universidad de Maryland, el doctor E. Albert Reece.
So JY, O’Hara NN, Kenaa B, Williams JG, deBorja CL, Slejko JF, Zafari Z, Sokolow M, Zimand P, Deming M, Marx J, Pollak AN, Reed RM. Decline in COPD Admissions During the COVID-19 Pandemic Associated with Lower Burden of Community Respiratory Viral Infections. Am J Med. 2021 Jun 11:S0002-9343(21)00355-7. doi: 10.1016/j.amjmed.2021.05.008. Epub ahead of print. PMID: 34126098; PMCID: PMC8196237.

Si te ha resultado interesante esta noticia, tal vez puedan serlo también

SHARE
Last updatedby