https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2022/09/Parkinson_baile_ritmo_musica_resitencia.jpg
SHARE
5 septiembre, 2022 in-pacient.es

Una nueva revisión sistemática y meta-análisis resume la evidencia asociada al efecto de las indicaciones rítmicas, el baile y el entrenamiento de resistencia sobre los parámetros motores y  no motores en pacientes con Parkinson.

Se ha demostrado que la práctica de ejercicio físico regular, acompañado con un estilo de vida saludable, tiene efectos beneficiosos sobre la progresión de la enfermedad de Parkinson.

Las manifestaciones motoras de la enfermedad de Parkinson incluyen el temblor en reposo, la bradiquinesia, dificultades para caminar, rigidez, alteraciones de la postura, etc. Y, por otro lado, también se presentan manifestaciones no motoras, entre las  más comunes figuran: los trastornos del sueño, alteraciones cognitivas (dificultad para concentrarse, aprender, recordar, pensar), depresión, ansiedad y falta de motivación.

El objetivo de una nueva revisión sistemática y meta-análisis ha sido resumir la evidencia asociada a la eficacia clínica y funcional de indicaciones rítmicas, baile y ejercicios de resistencia sobre los parámetros motores y no motores de la enfermedad de Parkinson.

Este nuevo estudio encuentra que las formas de ejercicio mencionadas anteriormente afectan positivamente los resultados examinados. Sin embargo, no hay pruebas suficientes para recomendar cuál de estas intervenciones (indicaciones rítmicas, baile y entrenamiento de resistencia) tiene mayor efecto.

Las señales auditivas rítmicas son sonidos que indican un esquema rítmico que generalmente consiste en un golpeo monótono. Por ejemplo: el uso de la voz para contar, las palmadas siguiendo un ritmo, el uso de una herramienta como pandereta o metrónomo  (artefacto que reproduce una pulsación constante, con número determinado de pulsaciones por minuto, que ayuda a los músicos a tocar en armonía con los tiempos), todo esto para ayudar a moverse de acuerdo con la métrica de una pieza musical. Sabemos que cuando se establece un esquema rítmico puede continuar existiendo en la mente del oyente, incluso cuando la fuente del sonido está en pausa.

El ritmo, como forma de señal auditiva externa, parece reducir la dependencia de procesos automatizados deficientes que caracterizan a los pacientes con Parkinson y puede mejorar la conexión entre percepción auditiva y movimiento.

El ritmo suele situarse entre la música y el baile. El baile es una actividad tan antigua como la civilización humana y en la antigua Grecia se utilizaba para mejorar y mantener la salud, especialmente en personas mayores.

La literatura reciente indica que el baile puede mejorar elementos motores y no motores como la marcha, la cognición, la calidad de vida y el estado de ánimo. Se ha encontrado que el baile proporciona un enriquecimiento ambiental que afecta positivamente al estado emocional al estimular diferentes funciones sensoriales, tales como, la audición, la visión, la propiocepción (capacidad de detectar el movimiento y la posición de las articulaciones), el equilibrio, etc.

El entrenamiento de resistencia evita la pérdida muscular, mejora la fuerza muscular y los componentes de la marcha que pueden aparecer como consecuencia de la enfermedad de Parkinson. Las investigaciones sobre los ejercicios de resistencia en pacientes con Parkinson son bastante limitadas con diferentes metodologías y características.

En resumen, varias revisiones sistemáticas han examinado de forma individual el efecto de las señales rítmicas, el baile y el entrenamiento de resistencia sobre los síntomas del Parkinson. Sin embargo, aún no está del todo claro cuál de estos tres métodos proporcionaría mayores beneficios para los diferentes aspectos clínicos de esta enfermedad.

Karpodini CC et al. Rhythmic cueing, dance, resistance training, and Parkinson’s disease: A systematic review and meta-analysis. Front Neurol. 2022 Aug 9;13:875178. doi: 10.3389/fneur.2022.875178.

Otras noticias relacionadas que podrían interesarte

SHARE
Last updatedby

Deja una respuesta