https://www.in-pacient.es/wp-content/uploads/2021/02/esclerosis_multiple_vacuna_experimental-750x420.jpg
SHARE
3 febrero, 2021 in-pacient.es

En fechas recientes ha aparecido en múltiples medios de comunicación la noticia de una posible vacuna para la Esclerosis Múltiple (EM) en grandes titulares. La noticia se deriva de una publicación en una de las revistas científicas más prestigiosas: Nature. Ante esta impactante y alentadora noticia, cabe preguntarse  ¿Qué hay de cierto? ¿Y cómo se relaciona esto con la vacuna COVID-19?

En las siguientes líneas intentamos poner las cosas en contexto y, para ello hacer algunas aclaraciones sobre las vacunas, y más concretamente sobre las vacunas de ARN mensajero o ARN m.

El ARN mensajero, una nueva forma de vacuna

El ARN (Ácido RiboNucleico) es una estructura molecular próxima al ADN (ácido desoxirribonucleico). En las células humanas, y en la mayoría de los demás organismos vivos, los genes se almacenan en forma de código de ADN, que en el fondo no son más que instrucciones para producir proteínas. Cuando una célula necesita una nueva proteína, acude al código de ADN de su núcleo y hace una copia del fragmento necesario en forma de  ARNm. Es esta molécula la que se traslada al exterior del núcleo de la célula para cumplir su función y hacer de plantilla en la producción de la proteína. La proteína así producida se liberará para hacer el trabajo en el organismo para el que fue diseñada.

Y… ¿Qué tiene todo esto que ver con las vacunas? Las vacunas en el fondo son una forma de engañar al sistema inmune; de ofrecerle un señuelo que identifique como la presencia de un microorganismo externo y actuar contra él. Una de las formas de hacerlo es codificar la producción de unas proteínas llamadas anticuerpos que impedirán la actuación o reproducción del microorganismo extraño y almacenar esta información en la memoria del sistema inmune por si es necesario de cara al futuro estar preparado y poder actuar de inmediato.

Tradicionalmente las vacunas se han producido de la forma mas sencilla que se puede pensar: introduciendo en el organismo el virus o bacteria modificados para evitar que puedan provocar la enfermedad  (las llamadas vacunas vivas atenuadas) o utilizando fragmentos de proteínas derivadas del microorganismo.

La investigación de vacunas contra el COVID-19 ha impulsado la creación de un nuevo tipo de vacunas, las de ARNm, de las cuales ya son una realidad las de Pfizer y Moderna. Esta es la primera vez que se utiliza esta técnica para producir vacunas para humanos. Estas vacunas se basan en la inyección de un fragmento químicamente creado y modificado de ARNm directamente en el cuerpo. Las células del organismo  utilizarán estas instrucciones genéticas de corta duración para hacer que la proteína originaria del virus se sintetice y el sistema inmunitario organice y memorice una respuesta contra ella.

La técnica de las vacunas de ARNm podría ser útil para otros fines

Científicos de BioNTech, la empresa biotecnológica alemana que desarrolló una de las vacunas contra el coronavirus en colaboración con la compañía farmacéutica Pfizer, han publicado recientemente un artículo científico en la prestigiosa revista científica Science, que estudia una vacuna de ARNm en animales con una enfermedad similar a la EM, la encefalomielitis autoinmune experimental.

A diferencia de lo que que se pretende con una vacuna tradicional, que es provocar una respuesta inflamatoria, la vacuna de ARNm descrita trata de amortiguar la respuesta inmunitaria. El fundamento para ello se basa en la hipótesis de que si se produce una proteína a partir del ARNm inyectado pero sin crear ninguna señal de alarma adicional, el cuerpo piensa que es parte de sí mismo y se podría engañar al sistema inmunitario para que piense que la proteína hecha del ARNm no es extraña y no debe organizar una respuesta frente a ella.

La causa de la esclerosis múltiple es una respuesta inmune inadecuada contra la mielina que envuelve las neuronas en el cerebro y la médula espinal. La mielina es la sustancia grasa que contiene varias proteínas que cubren las fibras nerviosas en el cerebro y está dañada en personas con esclerosis múltiple, interrumpiendo las señales entre el cerebro y el cuerpo, lo que lleva a síntomas de esclerosis múltiple. Es por ello por lo que suprimir la respuesta inmune contra la mielina es el objetivo de la mayoría de los tratamientos para la esclerosis múltiple.

Resultados alentadores en modelos de enfermedad de animales similar a la EM de las personas

En la encefalitis autonimune de animales, sabemos específicamente a qué proteínas que se encuentran dentro de la mielina ataca el sistema inmunitario. Sin embargo, en las personas con esclerosis múltiple, a pesar de que los daños en la mielan son similares, no se ha identificado ninguna proteína específica como un objetivo para el sistema inmunitario.

En el estudio origen de las noticias, los científicos inyectaron ARNm codificando fragmentos de las proteínas de la mielina conocidas por ser atacadas por el sistema inmunitario en la encefalitis autoinmune de los animales. Los animales luego generaron estos fragmentos de proteínas, con la esperanza de que la células inmunitarias las considerasen como proteínas normales y dejaran de atacarlas. Tras  la inyección de ARNm (la «vacunación»), los científicos mostraron una disminución en el número de células inmunitarias que reconocieron estas proteínas de mielina como extrañas y con ello, se parecía evitar un mayor deterioro en ratones que mostraban síntomas iniciales de esta enfermedad similar a la EM.

Los medicamentos actuales para la esclerosis múltiple suprimen el sistema inmunitario en su conjunto, y no exclusivamente los mecanismos que conducen a la esclerosis múltiple. Este nuevo enfoque de «vacunación» implicaría no obstaculizar que el cuerpo generara otras respuestas inmunitarias. Curiosamente, según se ha visto en esta investigación, la introducción de ARNm específico pareció suprimir la capacidad del sistema inmunitario para atacar generalmente diferentes proteínas en la mielina, lo que sugiere que tiene un efecto más amplio de lo que se pensaba.

Un largo camino por recorrer

Esta es sin duda una investigación emocionante, pero todavía está en una fase muy temprana. Hay diferencias entre la EM humana y la encefalitis experimental. En las personas con esclerosis múltiple, no sabemos qué componentes del cerebro y la médula espinal son el objetivo del sistema inmunitario. Si bien esta «vacuna» parecía suprimir generalmente el sistema inmunitario que ataca las proteínas en la capa de mielina, no sabemos si lo mismo sucedería en las personas.  Se trata de algo que solo una investigación larga y costosa puede revelar y que debe empezar por identificar los objetivos inmunitarios en las personas con esclerosis múltiple.

Krienke C, Kolb L, Diken E, Streuber M, Kirchhoff S, Bukur T, Akilli-Öztürk Ö, Kranz LM, Berger H, Petschenka J, Diken M, Kreiter S, Yogev N, Waisman A, Karikó K, Türeci Ö, Sahin U. A noninflammatory mRNA vaccine for treatment of experimental autoimmune encephalomyelitis. Science. 2021 Jan 8;371(6525):145-153. doi: 10.1126/science.aay3638. PMID: 33414215.

SHARE
Last updatedby